sábado, 7 de febrero de 2015

Día 515 Voluntad como bien común


En los dos últimos posts, Día 513 y 514, he compartido mi perspectiva sobre la voluntad y el acto físico, donde el primero parece ser el generador del segundo. No obstante he encontrado que la voluntad, no es solo una decisión de la mente sino una “responsabilidad” por la que actuar. Esto lo podemos entender fácilmente cuando nos encontramos ante una emergencia, por ejemplo un accidente de coche donde hay heridos. Uno puede inhibirse por la decisión de sus propios miedos y condicionamientos, aquí uno es controlado por la mente; o bien actuar buscando soluciones. La búsqueda de soluciones no es una premeditación donde uno evalúa su interés,  sino que actúa por responsabilidad ante el peligro de una vida. Quizá nos encontremos en esa emergencia como humanidad, donde es necesario tomar responsabilidad y actuar buscando soluciones.

Aplicación correctiva 

Cuando y como me vea a mí mismo utilizar mi voluntad para cumplir un deseo motivado por mi interés personal, me detengo y respiro. Me doy cuenta que el deseo lo he utilizado para conseguir, no solo un objeto o bienes,  sino un beneficio por el cual sentirme orgulloso, superior y para desarrollar mi poder personal. En lugar de ello cuando me mueva dentro de un deseo, en el sentido de querer poseer una cosa o realizar algo, me preguntaré si eso ayuda a la mejora de mis condiciones de vida, y si favorece a la vida en igualdad. Ya que me doy cuenta que las decisiones que tomo y los actos que realizo no solo afectan a mi vida personal sino que también afectan a mi entorno. Por lo tanto mi voluntad no consistirá en conseguir deseos, como apetencia de mi mente, para obtener una experiencia positiva por el cual alimentar mi sistema de conciencia/ego, sino que buscare si eso favorece también a mi ecosistema y relaciones.

Cuando y como me vea a mí mismo utilizar mi voluntad para dañar deliberadamente a una persona, me detengo y respiro. Me doy cuenta que han sido muchas las ocasiones en que he utilizado mi voluntad para dañar a otra persona físicamente, especialmente en mi infancia, o para perjudicar a una persona criticándola, reprochándola, reprimiéndola, amenazándola, coartándola, en definitiva juzgándola según mis patrones mentales para empujarla a rectificar sobre lo que está bien o mal, correcto o incorrecto, bueno o malo, sin darme cuenta que estaba utilizando mi voluntad para imponer mi criterio. En lugar de ello escucharé y pondré atención a lo que la persona quiere expresar, sin interrumpir, reprimir o coartar la decisión de cada uno, sino que una vez entendido lo que la persona me quiere transmitir, exponer mi perspectiva sin ningún ánimo de mostrar mejores razones o más inteligentes, lol, o de revancha, sino como una expresión de mí mismo que expone su entendimiento. Por lo tanto sin verme ni superior ni inferior, sino como igual.

Cuando y como me vea a mí mismo utilizar mi voluntad para conseguir estados de conciencia elevados, sometiendo a mi cuerpo a una disciplina para conseguir una experiencia mental, me detengo y respiro. Me doy cuenta que mi cuerpo físico no es un títere guiado por las cuerdas de mi mente, sino que tiene su ritmo propio y procesos que respetar, por lo que utilizarlo para conseguir un estado mental alterado mediante meditaciones es un abuso, ya que no se hace desde la integración mente cuerpo, sino desde la decisión de la mente para obtener una experiencia paralela a la realidad. En lugar de ello me traeré aquí, observando lo que ocurre en mi entono y lo que ocurre en mi cuerpo, y encontrar cómo mi cuerpo reacciona ante los eventos, y buscar si con mis actos privados estoy manteniendo algún sistema corrupto en  mi sociedad.

Cuando y como me vea a mí mismo utilizar mi voluntad, como deseo de mi mente, para saciar mis apetencias sobre comida, sexo, objetos, bienes, relaciones, reconocimiento, venganza, odio o amor, me detengo y respiro. En lugar de ello veré si es que llenándome de algunos de esos deseos intento cubrir un vacío, una insatisfacción personal que no he sido capaz de detectar y que aparece como “impulso a poseer”, cuando en realidad hay una “carencia por ser”, ya que como dijo Erich From en su libro Del tener al ser,  perseguir objetos nos convierte en otro objeto de consumo, en cambio el ser permite el pleno desarrollo:

El hombre sólo puede ser él mismo cuando es capaz de expresar sus potencialidades innatas, pero esto difícilmente llegue a ocurrir cuando su objetivo es poseer la mayor cantidad de cosas, si sólo se empeña en obtener posesiones concluirá convirtiéndose en un objeto más. En cambio para lograr “ser” debe dedicarse a una actividad auténtica que no es otra que aquella que le permite un pleno desarrollo de sus capacidades.

En lugar de ello dejare de perseguir cualquier reconocimiento o fama, y me dedicaré a actuar por lo que es mejor para la vida, investigando y actuando sobre mi sistema de conciencia y sobre el sistema mundo.


Compromisos

Me comprometo a no dejar la decisión de actuar a solo mi mente, en el sentido de si me gusta o no me gusta, o de si está bien o mal, o correcto o incorrecto, sino que actuaré por responsabilidad, lo que en la práctica se refiere a trabajar no solo por lo que es mejor para uno, sino también lo que es mejor para todos en igualdad.

Me comprometo a utilizar mi voluntad para el beneficio de la vida, absteniéndome de dañar deliberadamente a otro individuo de manera que pueda suponer un agravio, descrédito o menoscabo de su individualidad.

Me comprometo a que ante cualquier pequeña decisión que tenga que tomar durante el día, observaré mi mente, y veré si estoy dentro de un “estado de conciencia inducido para obtener una experiencia mental separado de la realidad” o si estoy integrado en lo fisco. Ya que como me sucedió en otras ocasiones el tomar decisiones influenciado por ese estado, como como por ejemplo experimentar visualizaciones o voces durante la práctica de la meditación, me llevaron a un mayor alejamiento de la realidad.

Me comprometo a utilizar mi voluntad en el bien común, como mi responsabilidad de ciudadano, buscando soluciones efectivas a los problemas que se plantean en la sociedad.


Gracias,



Algunas referencias sobre la voluntad:





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada