domingo, 30 de noviembre de 2014

Día 508 Relajación una aspiración.


La relajación en nuestras vidas se ha convertido en una aspiración y en deseo. Buscamos relajarnos al finalizar nuestro trabajo diario, o al llegar el fin de semana, o en nuestras próximas vacaciones. Pero hasta que llega ese momento nos sentimos agobiados y con ganas de salir de la situación que nos encontramos y así cambiar nuestro estado mental, sin darnos cuenta que el problema no está ahí fuera, sabiendo que es más fácil cambiar de lugar que cambiarnos a nosotros mismos. Pero aun así estamos tan estresados por como afrontamos las situaciones y relaciones que buscamos un lugar o una actividad que nos permita tener la “sensación” de relajación, aunque esa percepción se produce por contraste a como nos sentíamos antes, pero sin llegar al estado de tranquilidad que en el fondo estamos buscando.

En este post quiero identificar sobre lo que existe en mi mente y en mi mundo que está contribuyendo a todo menos a la relajación, sin darme cuenta que soy yo mismo quien a través de mis patrones mentales me estoy presionando creándome un exceso de tensión con la consiguiente experiencia de estrés. No obstante tampoco se trata de conseguir un “estado de relajación continuo” sino de identificar aquellas cosas que hemos identificado como “estar relajados” como polaridad de aquellas cosas que experimentamos como estrés/tensión/presión. Ya que entiendo que un estado de la mente que no sea una expresión de uno mismo equivale a nueva personalidad que nos creamos, como así pude experimentar en mi época de practicante de yoga. Así averiguaré aquellos pensamientos que he identificado como “sentirme relajado” e identificaré aquellas situaciones que me causan de todo menos relajación.


Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido creer que la relajación consiste en hacer unos ejercicios con los ojos cerrados e imaginarme un lugar en la montaña junto a un lago, por lo que cuando he realizado esas técnicas las he definido como de “paz mental”, cuando en realidad era un stand-by, un momento de espera, de desconexión del sistema de mi mente en relación a mis pensamientos, para después volverlos a conectar. Sin darme cuenta que esa situación no era una solución a mis problemas en cuanto a la manera de relacionarme y moverme en mi mundo, sino que identificaba ese paréntesis como un estado ideal de mi mente, en el que no existían preocupaciones, ¡claro!, estaba a la espera de volver a ser conectado.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido  relacionar relajación con escuchar música new age, determinada música clásica, música instrumental, o música de la naturaleza, sin darme cuenta que condicionaba el encontrarme más o menos relajado en función de si escuchaba o no ese tipo de música, creyendo que esa música me tranquilizaba, colocándome en un estado de relajación mental, por lo tanto más que una expresión de mí mismo una creación de mi mente, para una vez finalizada la sesión, volver a mi anterior estado.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido experimentarme relajado/confiado cuando estoy con un grupo de personas que comparten mis ideas, a diferencia cuando comparto mis ideas con alguien con quien no coincidimos, experimentando tensión/desconfianza, sin darme cuenta que al ver al otro como oponente, me encuentro presionado para dar una respuesta convincente que desmonte al adversario, y en ello experimentarme en tensión. Y por ello me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido relacionar la relajación con la confianza dentro de un grupo con ideas afines, y la desconfianza con personas que no comparten mis opiniones. No dándome cuenta que la relajación no es en cuanto a las opiniones sino en cuanto uno es a través del apoyo de la respiración por la serenidad y estabilidad que produce en nuestra mente y físico.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido relacionar tensión cuando tengo que hablar en público, y relajación cuando estoy como espectador. No dándome cuenta que he relacionado el “exponerme” en público con dar una imagen aceptable para los demás, cuando en realidad se trata de compartir mi perspectiva y en ello desarrollar mis capacidades de comunicación.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido crearme tensión cuando voy a manifestar mi desacuerdo con alguien, y creerme relajado cuando me callo, sin darme cuenta que si no identifico los motivos por los que me siento tensionado seguiré acumulando energía hasta que alguien ajeno al problema reciba mi descarga de tensión de manera compulsiva. Así, me doy cuenta que la causa de experimentar tensión cuando voy a manifestar mi opinión contraria está relacionada con la rebeldía, y la rebeldía con la confrontación, y la confrontación con el desafío de ver quien tiene más fuerza o mejor argumentario, y todo ello por no querer verme vencido, y el verme vencido como inferioridad. Por lo que tras esa tensión subyace la incógnita de perdedor y como perdedor, es que siento que estoy compitiendo. Entonces me tomaré un respiro y en lugar de competir compartiré, en lugar de luchar pondré en común, y en todo ello como la comprensión para estabilizarme sin tener ningún deseo de victoria, ni ningún miedo de pérdida.

Me perdono a mí mismo el haberme permitido y aceptado tensionarme cuando no hayo una solución a un problema, y relajado cuando realizo algún hobby, no dándome cuenta que la obstinación dificulta encontrar otras formas para afrontar un problema, por lo que conocer otras perspectivas a través de la opinión de otra persona o de la lectura ayuda a confiar en mis posibilidad, donde la confianza en uno mismo produce relajación, pues uno sabe que aunque no disponga de todos los recursos para solucionar un problema el entorno ofrece numerosas perspectivas, y como tal las cosas no siempre las cosas tienen soluciones sino consecuencias inevitables, como por ejemplo la enfermedad y la muerte, entonces para qué tensionarse/preocuparse, en todo caso identificar el estado de la mente, que pensamientos y emociones aparecen.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido encontrarme relajado cuando veo una película que me gusta, no dándome cuenta que en ese momento la relajación es debido a que he dejado de tomar decisiones y me dejo llevar como una barca por la corriente de un rio, por lo que la relajación en esta situación está relacionada con la renuncia a dirigir mi mente y exponerme a una serie de estímulos visuales y a unos contenido que me llevan a la laxitud mental, donde mis reacciones ante la exhibición del film corresponden a mi manera de pensar y sentir, de manera que dentro de esa laxitud mental emergen los contenidos de mi mente, una buena oportunidad para ver quien soy.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido pensar que la relajación ocurre cuando voy a un spa o a un balneario y que en ese momento repongo mis fuerzas para después seguir adelante con mis compromisos diarios. No dándome cuenta que efectivamente la tensión muscular acumulada se puede reducir lo que interpretamos como “sentirme relajado” ya que ayuda a que desaparezcan algunas contracturas si además nos hacen un masaje. No dándonos cuenta que si últimamente proliferan los spas con figuras de Buda, lol, es que existe un mayor estrés en nuestra sociedad, y que nuestro estilo de vida y formas de pensar nos generan mayor tensión cada día. Desde esta perspectiva los spas son solo un negocio para seguir perpetuando el estrés, el mundo al revés,  y no buscar una solución efectiva a aquello que nos pone en tensión. Lo cual no significa que podamos disfrutar eventualmente de ellos, pero no como panacea al estrés sino como disfrute y ocio del cuerpo físico.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido relacionar relajación con no ir a trabajar, sin darme cuenta que cuando pongo el pie en el trabajo mi cuerpo se tensiona al tener que enfrentarme con situaciones que me resultan desagradables, por lo que en lugar de buscar una solución a la manera en que me relaciono con esas situaciones prefiero definirla como estresantes, para después al salir decirme a mí mismo “ahora puedes relajarte”. No dándome cuenta que el problema no es el lugar ni las personas, sino yo mismo por mis pensamientos y emociones con los que experimento e identifico mi trabajo.   


Continuaré


Investigar para entender:

DIP Lite http://life.desteniiprocess.com                                                                                    

Curso Gratuito de Apoyo a Uno Mismo donde con el apoyo de un buddy que es un individuo que ha caminado el curso y proceso también puede apoyar a cualquiera con interés de apoyarse a sí mismo a conocer y aprender las herramientas del perdón a uno mismo y la escritura como medio de corrección para la vida de uno. Únete hoy mismo y comienza tu Camino hacia el Cambio! 

Desteni I Process: http://desteniiprocess.com
Desteni I Process es el Proceso Pro (Avanzado) con respecto al descubrimiento y corrección de uno mismo. Nos enfocamos en asistirte a descubrirte y así decidir qué quieres cambiar de ti mismo, mejorar tu vida y tus relaciones con los que te rodean y como parte del mundo. 

Foro en Español: http://desteni.org/esp/forum/index.php                                                                   
para mayor asistencia, compartir dudas, comentarios así como entender más sobre el mensaje de Desteni 

Únete en Facebook: https://www.facebook.com/groups/Deste...


Investiga Desteni: 
http://desteni.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada